Posicionar internacionalmente es mucho más que traducir

por | 2 marzo, 2016

Cuando vamos a desarrollar contenidos para otros idiomas en nuestra página web tenemos la gran dificultad del tiempo y por tanto coste de desarrollo que conlleva. Existen ciertas alternativas para mejorar esto, pero mientras más reduzcamos el trabajo, más perderemos respecto al posicionamiento internacional.

Muy habitual es usar el traductor de Google. El contenido que surge de aquí no es indexable, es visible para los usuarios que entran en la web pero no para las spiders de los buscadores. Lo que sí sirve es para analizar qué idiomas son los que más se activan cuando un usuario llega a nuestra página web, por lo que ya nos da una idea de hacia qué mercado orientar nuestra web.

La siguiente opción es la traducción del contenido. Evidentemente esto sí da una traducción indexable, y de hecho puede ser una gran traducción si está hecha por un nativo. El problema de este sistema es el contexto. Hay productos que mientras que para un español significa una cosa, para un inglés por ejemplo es otra. Por ejemplo el aceite es un producto básico en la alimentación en España, mientras que en un país como Rusia habría que hablar de él como un producto gourmet. Son los argumentos de venta lo que cambian según el mercado al que nos dirigimos. Si además estudiamos las keywords para cada país, ya lo tendríamos todo.

¿Cómo determinar el idioma del usuario?

Es evidente que la programación de la página web es otro de los elementos clave en el posicionamiento internacional. Hoy en día se ha avanzado enormemente en lo que a esta cuestión se refiere. Existen distintas formas para mostrar a los usuarios que llegan a nuestra página web cuál el idioma de su habla, pero la única que hoy en día es ciertamente precisa es la del uso mediante directorios y subdominios. Las opciones de mostrar idiomas según cookies, según IP, preferencias de navegador, o mediante parámetros tienen una serie de inconvenientes que deberían hacer desechar estas opciones, si realmente queremos posicionar internacionalmente.

Mediante subdirectorios o subdominios tan sólo tendremos que utilizar en el subdirectorio o subdominio el contenido orientado al usuario que llega hasta nuestro sitio web. Para ello gracias a las herramientas de Webmaster Tools podemos indicar qué versión hay que mostrar según la procedencia del usuario que llega a nuestro sitio. Además, podemos incluir tanto como nombre de archivo como nombre de subdirectorios palabras claves que nos sirvan para posicionarnos en ese mercado.

internacional webLa cuestión se complica cuando dentro de un mismo idioma existen distintas páginas según la ficha de la moneda. Es decir por ejemplo se puede lanzar una versión en inglés pero con el precio en euros si vamos a vende en Irlanda, en libras si vamos a vender en Inglaterra o en dólares australianos si vamos a vender en Australia. Gracias a Dios, hoy en días es posible a través de las herramientas de Webmaster Tool , de etiquetas (‘alternate’) o del sitemap, se pueden geolocalizar e indicar que versión exacta de ese idioma hay que indicar según la procedencia del usuario. Así se puede poner por ejemplo una versión de nuestra web en inglés para personas de Irlanda, y otra en inglés para personas de Inglaterra. Además también podemos poner una versión por defecto para que Google muestre si no localizamos la procedencia del usuario.

Y es que aunque hay comercios que no cambian su precio venga de donde venga el cliente, sí que hay ejemplos cuyos precios son más reducidos o mayores según la procedencia del cliente, y seguro que al fabricante o propietario del comercio no le interesa que este usuario pueda ver esta comparativa de precios. Según la normativa dentro del espacio económico europeo no está permitido estas variaciones de precio. Con estos cambios lo que se consigue es que aunque se reduce el tráfico que llega al portal general, se aumenta considerablemente el tráfico que llega a los subdirectorios específicos, consiguiendo así dar un contenido más específico para el usuario en cuestión y por tanto mejorar la experiencia de navegación y por ende mayor conversión.

A la hora de marcar el idioma antes se usaba como referencia el código ISO, y hoy en día el que se usa es el código IANA. Este se puede consultar desde la dirección

http://www.iana.org/assignments/language-subtag-registry/language-subtag-registry

En Vimana360 estamos especializados en la venta internacional online, si lo desea podemos ayudarle. Déjenos su mensaje en info@vimana360.com o llámenos al 688 912 917

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*